EVA Y EL SEÑOR DE LA SALUD por Carlos Elipe

Columna: “TRATA A LOS DEMÁS COMO QUIERES QUE TE TRATEN”

.

EVA Y EL SEÑOR DE LA SALUD

  Da igual que diga su nombre, Eva, o su edad, 38 años, ya que no es alguien relacionado con esta, mi vida cofrade, en lo que cualquiera pudiéramos presuponer. Es imposible relación alguna en estos términos, ya que Eva, pese a ese nombre tan cristiano, no es católica. Ni siquiera y por elección propia ha recibido la comunión. Y si se pone, la veo apostatando.

  Pese a esto y resumiendo, cuando estamos juntos y me tiene que presentar a un tercero que aun no me conoce, le dice: “Te presento a Carlos, mi mejor amigo.” Creo que queda todo dicho.

  Eva, además de buena persona, que lo es en grado superlativo, es puro nervio y sobre todo una valiente. Abrió su propio negocio en plena crisis y sigue peleando en él, desde hace ya más de cinco años. Es tan sonriente y pizpireta que para todos sus clientes y amigos, su tienda, donde pasa más tiempo que en cualquier otro sitio, es un lugar donde nos apetece siempre entrar.

  Quienes me conocéis en profundidad no os sorprenderá que haya quien, como D. Francisco, me llamen “PEGACHARLAS ELIPE”. Siendo sincero tampoco es que me sorprenda a mí que así me llamen. Soy así, lo sé, soy consciente de ello y compadezco a los que me rodean y me tratan a diario, qué gracias a Dios no son pocos y que “se las desayunan, comen, meriendan y cenan” a diario. Soy su cruz, cuando creedme si os afirmo que solo pretendo ser su cirineo. Eva, es una de estas. Con más motivo aún si cabe, ya que imaginaros mis peroratas cofrades cuando nos vemos, y da igual la época del año, a alguien a la que le importan estas “un pie”.

  Y por qué hablo yo de esto en una web cofrade. Podría servir como muestra lo mucho que Eva ha trabajado por y para nosotros, como el botón de que es en su tienda, para entendernos, una reprografía, es donde he generado todos los trabajos que me han sido encargados al respecto, por ejemplo los imanes que tanto gustan. Pero esto no es lo que pretendo contar.

  Cuando abrió su tienda, pegué en uno de los muebles un clavel que recogí para ella del Señor de la Salud, de los que lucen en el paso cada Miércoles Santo y regalamos a los fieles los días siguientes, al que añadí tiempo después una foto del Señor de la Salud, pegándola también en el mueble. Eva no cree y los que trabajan con ella menos, pero yo lo pegué.

  Un día, tiempo después, estando yo presente alguien dijo, “qué narices hace eso pegado ahí” a lo que Eva respondió algo así: “eso, a mí que soy la dueña, no me molesta, es más, quiero que esté. Si es importante para Carlos, es importante para mí.” Y si, El Señor y el clavel siguen a esta hora donde los pegué el primer día.

  Esto que cuento no es un mensaje subliminal, no va dirigido a nadie. No estoy yo capacitado moralmente para dar ejemplo de nada a nadie, cuestión que repetiré una y otra vez. Es todo lo contrario.

  Lo he escrito una noche de soledad en uno de mis muchos viajes, para recordarme a mí mismo, que siempre, siempre, siempre hay que ayudar al prójimo y tratarle como lo harías contigo mismo. Como hace Eva conmigo, ya que pese a que no comparte ni una de mis ideas como católico, me trata mejor de lo que yo lo hago con ella. Y para recordarme además, que cuando no he tratado a los demás como Cristo nos enseñó, las consecuencias de mis actos por mi mala cabeza, humano y como tal pecador e imperfecto, el Señor me suele devolver una Cruz que se hace a ratos, insoportable por su peso.

  Creo y quiero y así me juzguen los humanos, que Él me lo demandará en su momento y mientras tanto, intento vivir tratando a los demás como quiero que me traten…….

Por Carlos Elipe Pérez

 


.
Pd. La imagen que ilustra este artículo, con el clavel y la estampita del Señor de la Salud es una foto real, realizada un día cualquiera de este mes de mayo 2018 en la tienda de Eva.       
Quien quiera verla está en  SIC Papelería Eva – C/ Eduardo Costa, 21 – Torrelodones  – T: 918 591 112  –
www.sicrd.es/    Facebook: @papeleriareprosic

.

Compartir en:
error: Los contenidos de este portal web están registrados por su autor y protegidos por la ley. Queda prohibida su descarga, sin la autorización de su legítimo propietario.