NO PODÍA FALTAR NTRA. SRA. DEL CARMEN por Carlos Elipe

 

   Para alguien como yo, que profesa una devoción muy especial por la Virgen del Carmen, no podía faltar Ella en esta serie de textos sobre los regalos de Isabel II. Puede ser el artículo que menos datos nuevos aporta a la investigación, pero es uno de los que más ilusión me ha hecho escribir y confieso que es de todos los trabajos de las Gilart, el que más me gusta.

   Hoy la influencia de las Gilart llega hasta Baeza, provincia de Jaén, donde se encuentra uno de los últimos trabajos documentados de las mallorquinas. Concretamente el realizado para la imagen de Nuestra Señora del Carmen que existía en esta localidad jienense.

Ntra. Sra. del Carmen -anónimo (siglo XX) – Iglesia de San Pablo (Baeza) con el terno de 1858.

   

   El terno costa de dos partes. La primera, un vestido en forma de hábito carmelita con su inconfundible color marrón oscuro[1], bordado en oro. La segunda, el manto de color beige ornamentado con motivos florales. El trabajo, que tuvo un coste de 97.204 reales, fue entregado el día 6 de julio de 1862 al mayordomo de la Cofradía, Juan García Romero, en un culto celebrado en la Catedral de la Natividad. Posteriormente, el 16 de julio, festividad de la Virgen del Carmen, y estando presente un comisionado de los Reyes, se celebraron los cultos en honor a la Virgen, revestida con estas piezas, sacándose en procesión de Gloria por las calles de Baeza[2].

   Una de las particularidades de este trabajo es que conserva la firma de las mallorquinas, perfectamente legible en parte inferior el forro del hábito. No se trata como en el estandarte de la Santísima Trinidad de la parroquia del Carmen de Madrid, una firma bordada, sino cómo se puede ver en la fotografía, está estampada en la propia tela. 

Foto original: ICANET OCDS-COFRADE, año VI, núm. 58. pp. 20

   

   La curiosidad que aporta esta firma, es que delata un gran retraso en la entrega de los trabajos. No hay posibilidad de error al afirmar que la obra es ejecutada en 1858, estrenándose en 1862, cuatro años después.

   Las dos piezas se encuentran en perfecto estado. Están en buenas condiciones de uso y conservación, ambas prendas se conservan muy bien, obviamente entendiendo la antigüedad de las mismas. Aunque si es cierto, que el manto que usamos menos, si tenemos que restaurarlo según me ha corroborado D. Rafael Perales Francés, actual Hermano Mayor de la Real Cofradía de Nuestra Señora del Carmen[3] de Baeza, con el que he podido contrastar este aspecto.

   Me parece increíble, que gracias al trabajo y esfuerzo en la conservación y el mantenimiento que llevan a cabo las hermandades y cofradías de toda España, como esta de Baeza, los cofrades podamos disfrutar de semejantes obras de arte en nuestras procesiones y en nuestros cultos. Obras de arte dignas de exposiciones, tesoro cultural que todos debemos valorar.

 

Terno en la exposición “Aguja y Oro. El legado de una tradición”, 2019[4] 

   De las dos piezas que conforman el terno, se usa de manera frecuente el hábito, que suele revestir la sagrada imagen en los cultos principales, no tanto así el manto, que por sus dimensiones, no se usa en el paso procesional de salida.

  Me permito creer que no puede ser casualidad que, las dos únicas firmas conocidas de las hermanas Gilart, que hay visibles en sus propios trabajos, procesionen en la actualidad, para dos hermandades carmelitanas el día de su festividad.

  Y hasta aquí, las hermanas Gilart.

   Aun quedan algunas dudas por el camino, como saber si en lugar de ser tres las hermanas, hay que incluir a otra de ellas en la autoría de los trabajos. Además, me quedan trabajos por conocer, como el de la Virgen de los Huertas de Lorca, el de la Inmaculada de San Francisco el Grande en Madrid, o el de la Virgen de la Cabeza,  que espero en un futuro formen parte de esta página web.

   Con este artículo, termino por ahora la serie de los que he ido publicando en los últimos días, relacionados con el borrado del siglo XIX, la Reina Isabel II y las hermanas Gilart,

Carlos Elipe Pérez

Detalle del hábito regalo de Isabel II

 

 


 

[1] El color marrón oscuro representa las cenizas, que nos recuerdan que somos polvo y al polvo volveremos. También representa a la tierra, humilde y fructífera al mismo tiempo. Recordemos que Karmel (Carmelo) significa Jardín de Dios

 Fuente: El Hábito Carmelita: http://www.carmelitas.org/vocaciones/el-habito-carmelita/

 

[2] Fuente: ICANET OCDS-COFRADE, año VI, núm. 58. Información carmelitana de Andalucía por Internet, 14 de octubre de 2010, pp. 20-21 http://www.jesuscaido.org/cultosyactividades/formacion/icanet58.pdf

 

[3]  Se puede seguir la actividad de la Real Cofradía de Nuestra Señora del Carmen de Baeza en la red social Facebook en @VirgendelcarmenBaeza

 

[4]  El 17 de febrero de 2019 se inaugura la exposición “Aguja y Oro. El legado de una tradición”, sobre los bordados de la Semana Santa de Baeza, organizada por la Asociación Cultural Capitel visitable hasta el  27 de marzo de 2019 en el Aula de Cultura «San Juan de Ávila»del Ayuntamiento de Baeza donde es expuesta la pieza al completo.

 

 

Compartir en:

2 thoughts on “NO PODÍA FALTAR NTRA. SRA. DEL CARMEN por Carlos Elipe

Comments are closed.

error: Los contenidos de este portal web están registrados por su autor y protegidos por la ley. Queda prohibida su descarga, sin la autorización de su legítimo propietario.