UNA CARA MORENA COMO EMBAJADORA por Carlos Elipe

Columna: “TRATA A LOS DEMÁS COMO QUIERES QUE TE TRATEN”

.

UNA CARA MORENA COMO EMBAJADORA

  Escribo esto durante una parada de un viaje, de los muchos que realizo por cuestiones profesionales. No entraré en detalle, pero quien me conoce, podría atestiguar que conozco bien mi trabajo, basado sobre todo en la experiencia de hacerlo de manera continuada, todas las semanas, durante más de una década.

  Desayunado en la barra, lo de siempre, con el móvil, volteado sobre ella, como casi nunca, he mantenido una pequeña conversación con los empleados.

  Asustada se ha acercado a mí una señora, mayor, menuda, con la cara llena de dulzura pero machacada por años de duro trabajo. Era la dueña.

  Venia preocupada por si no me estaban atendiendo bien sus empleados. La he visto cansada, descorazonada, como so le tocara apagar un incendio más. Y dicen que la cara es el espejo del alma. También he visto como de reojo repasaba mi desayuno y así también mi móvil que reposaba sobre la barra.

  La señora ha sido encantadora. Ha sido amabilidad en el trato y mesura en sus palabras. Le he explicado que en realidad agradecía a los camareros el desayuno y lo buenas que estaba las viandas. Le he contado que conozco en primera persona lo que es trabajar de cara al público y lo poco que cuesta agradecer un buen trato. Y también le he terminado por contar que siempre que la vida me lleva, paro en su casa. Y han sido muchas veces que la vida lo ha querido.

  Lo más reconfortante ha sido su cara de alivio y la humildad con la que me ha respondido en la breve conversación mantenida. Ante semejante muestra de cordura me he rendido y le he contestado: “Me sorprende sus palabras de humildad señora, ya que puedo decir con el criterio de muchos años de experiencia, cientos de estaciones de servicio visitadas y sin miedo a equivocarme que, esta es una de las mejores estaciones de servicio que hay en toda la península y que su casa es un pequeño oasis para los que como yo viajamos tanto.  ¿y sabe? me admira que no sea usted consciente.”

  Me ha sonreído y me ha replicado: “Le agradezco y no sabe cuánto sus palabras. Nos ayudan a seguir y perseverar.” Ha rematado al despedirnos: “Viniendo de un buen cristiano, se además que las dice de corazón, sin tener por qué hacerlo….. ya sabe donde tiene usted su casa.”

  He pagado el desayuno y ella me ha regalado un pequeño dulce para el camino, delicioso por cierto.

  De nuevo en marcha, en la ruta, he caído en la cuenta del como la señora ha sabido que yo era “un buen cristiano”; preciosa la cara morena que me abre mil puertas, cual embajador.

  Pero sobre todo, me quedo con la mujer. Dios bendiga siempre a esta señora, me ha tratado como nos enseño el mismo Jesucristo… por eso siempre, trata a los demás como quieres que te traten.

Carlos Elipe Pérez.

__________________________

 

Pd. El área de servicio es ÁREA BOCEGUILLAS en la A-1 km. 116. La visita la realicé en mayo de 2018 en torno a las 8:30 am. La consumición fue un café, dos tostadas de pan con tomate y un zumo de naranja. 

error: Los contenidos de este portal web están registrados por su autor y protegidos por la ley. Queda prohibida su descarga, sin la autorización de su legítimo propietario.