VOTO A LA MADRE DE MADRID por Ángel Ruiz

Voto a la Madre de Madrid.

Historia, orígenes y tradición del Voto de la Villa.

  Madrid.

  Es curioso lo poco que valoramos a veces el significado y la grandeza de estas seis letras.

  Me explico, queridos cofrades, seguramente si nos preguntan, todos nosotros sepamos explicar de carrerilla y sin error alguno la razón por la cual Almonte celebra cada año el conocido Rocío Chico.

  Seguramente, también, sepamos el origen y la mítica vinculación de la Virgen de Valme de Dos Hermanas al rey conquistador.

  Pero por desgracia, no es elevado el número de madrileños que conocen en profundidad los detalles de la historia de la devoción que la ciudad profesa a su patrona, la Virgen de la Almudena; y en concreto el Voto de la Villa. Vamos pues, a cerrar noviembre con ellos, y a iniciar la nueva cuenta atrás para que al próximo año lo vivamos aún con más intensidad si cabe.

  La historia que la ciudad de Madrid ha atravesado a lo largo de los siglos es, cuanto menos, intrincada.

  Es cierto que conocemos varios votos que la Villa y Corte realiza como agradecimiento o alabanza a la que es su protectora. Pero vamos a detenernos en el más importante, en el que sigue renovándose en la actualidad.

  Sabemos que los años centrales del siglo XVII, España fue azotada por una pertinaz sequía; y no son pocas las evidencias y escritos de la celebración de procesiones votivas, llevadas a cabo para solicitar el auxilio de la Madre de Dios en lo que a salvación de cosechas se refiere.

  Las condiciones climáticas de esta porción de la historia de nuestro país fueron extremas, tanto que pasamos de la sequía a las lluvias torrenciales que asolaron varias ciudades españolas en torno al año 1645. Paremos aquí. Las inundaciones del 45 serán un hito, sin conocerlo, para la historia de la religiosidad de la Villa.

  Si bien, apenas encontramos referencias a las inundaciones que habría de sufrir la ciudad de Madrid el 7 de agosto de 1645, podemos contrastar con lo que acaeció en el resto del territorio nacional en aquel momento. Como preludio, una gran inundación arrasó Zaragoza en 1643.

Procesión de la Virgen de la Almudena 2019. Foto: www.archimadrid.org

  Si asimos la mano de la tradición, descubrimos que nos lleva al relato que asegura que las inundaciones de Madrid se quedaron en poco. Precisamente gracias a la intercesión y protección maternal de la Virgen de la Almudena; advocación con gran arraigo devocional en la ciudad aún sin ser su patrona. Y si parecía poco, la tradición reza que las inundaciones cesaron de manera radical y milagrosa; atribuida, como no, a Santa María de la Almudena.

  Ya lo tenemos. La Virgen de la Almudena como protectora de la ciudad, saben ustedes cuán poco tardan las noticias en propagarse con el conocido boca a boca; ninguna red social hizo falta.

  Llegados a tal punto, el 8 de septiembre de 1646, entonces festividad de Ntra. Sra. de la Almudena, el Concejo de Madrid, presidido por Álvaro Queipo de Llano y Valdés, ratifica el patronazgo de la Virgen de la Almudena sobre la ciudad. Y establece solemnemente el conocido Voto de la Villa por el cual “esta Villa vota la asistencia a la festividad de Nuestra Señora por siempre jamás…”.

  Los madrileños mantienen su palabra para con su Madre, renovando el Voto de la Villa con grandes celebraciones anuales hasta 1845. Primera vez en suspenderse.

  La historia de España vive entonces una época convulsa, llega la revolución de 1868, la Primera República, el pronunciamiento de Martínez Campos, la Segunda República y la Guerra Civil. Por lo que no será hasta el año 1939 cuando se recuperará su renovación, siendo alcalde Alberto Alcocer y Ribacoba.

  De esta manera llegamos al año 1977, en el que el Papa Pablo VI reconoce a Santa María de la Almudena como patrona de la Archidiócesis de Madrid y le otorga una festividad litúrgica propia: nuestro querido 9 de noviembre. Es por ello que don Juan de Arespacochaga, alcalde de la ciudad por el momento, decide trasladar la renovación del Voto también al día 9; por primera vez como fiesta laboral en la ciudad.

Procesión de la Virgen de la Almudena 2019. Foto: www.archimadrid.org

  Y llegamos a la actualidad, el voto ha sido renovado hace apenas 20 días por José Luis Martínez Almeida, alcalde actual de la capital. Anteriormente por Manuela Carmena, Ana Botella, Ruiz Gallardón…

  Dios me libre de entrar en política, pero no me negarán que hoy por hoy, el Voto de la Villa es una potente herramienta de comunicación para los diferentes dirigentes del consistorio. Si nos ponemos a analizar, el texto del Voto supone una declaración de intenciones en toda regla para el primer edil de turno que lo pronuncia, juzguen ustedes mismos.

  Los tiempos cambian, ¿es correcto que se pierda la religiosidad en favor de la estrategia política en el Voto de la Villa?¿Se aleja de su significado y finalidad original? Eso ya es otro artículo.

  Yo, por el momento, les dejo con los datos y esta última reflexión.

  Y no se les olvide que “esta Villa vota la asistencia a la festividad de Nuestra Señora por siempre jamás…”.

  Nos vemos el próximo 9 de noviembre.

  Ángel Ruiz.

 

La foto de la portada de www.archimadrid.org corresponde al momento en el cual, el Alcalde de Madrid renovaba el Voto de Madrid a su patrona, en la celebración de la Virgen de la Almudena, el 9 de noviembre de 2019.
Compartir en:
error: Los contenidos de este portal web están registrados por su autor y protegidos por la ley. Queda prohibida su descarga, sin la autorización de su legítimo propietario.