LAS CRUCES QUE VIENEN EN MAYO por Ana Belén Hernandez

   30 de abril de 2020.

   Pasada ya la Semana Santa, todos tenemos puesta la mirada en el fin de este confinamiento del cual llevamos casi 50 días.

   Viendo las cifras de infectados y de fallecidos se nos ponen a todos los pelos de punta y sin tener claro cómo va a terminar todo esto, se van pasando las horas y los días, viendo que todas nuestras actividades y cultos como cofrades, este año se van dejando a un lado, anteponiendo siempre la vida humana y el hacer todo lo que está en nuestras manos para que este confinamiento sea lo más ameno posible.

  Cada uno como puede, estamos ayudando, para que estas horas que se hacen eternas cuando no hay nada que hacer, parezcan cortas si uno está entretenido. Cada uno hace lo que puede.

   Hemos asistido esta pasada Semana Santa a procesiones virtuales, hemos visto la retransmisión por televisión de procesiones de otro años, se han publicado miles de fotos por las redes sociales de prácticamente todos los Titulares de las Hermandades, Cofradías y Congregaciones de Penitencia de España y hemos podido leer un sinfín de artículos y opiniones, todo siempre con el fin de entretener y hacer que este confinamiento sea lo más llevadero posible.

   Ahora, la mayoría de los cofrades tenemos puesta la vista en Mayo, mes en el que en España se celebra la Cruz. Día en el que celebramos el culto a la Cruz donde Cristo fue crucificado y que fue descubierta por Santa Elena, según el rito romano, en el año 326.

   Santa Elena, para  quien no lo sepa, les diré que fue una emperatriz romana, madre del emperador Constantino (primer emperador convertido al cristianismos) y posteriormente proclamada como Santa de las Iglesias católica, luterana y ortodoxa, siendo famosa por su piedad. 

   En su búsqueda de la Cruz,  donde Jesucristo murió, demolió el templo construido a Venus en el Monte Calvario e hizo cavar hasta que le dieron noticias, en los primeros días de mayo, de haber encontrado la Cruz. Helena mandó construir allí un templo y otro en el monte de los olivos.

   Yo, con parte de mi sangre toledana, tengo o mejor dicho tenía puestas las ilusiones en ver a mi Santísimo Cristo de la Vera Cruz  procesionando por las calles de su pueblo, Lominchar, en Toledo, y poderle rendir pleitesía en esa maravillosa ofrenda floral que se lleva a cabo en la mañana del día 2 de mayo. Tendremos que esperar hasta el año que viene para poderlo ver por las calles de su pueblo.

Santísimo Cristo de la Vera Cruz, Lominchar, Toledo

   No podemos olvidar otros lugares muy conocidos como en Córdoba, donde incluso se hace el concurso popular consistente en premiar la Cruz mejor adornada, o como en Granada donde se adornan las calles, plazas, patios e incluso escaparates de la ciudad se engalanan y se llenan de maravillosos altares en honor a Santa Cruz. En fin un largo etc de ciudades que se suman a esta festividad.

   Pues bien, voy a intentar explicar un poco más del porque de esta celebración en este Madrid donde vivimos.

   En Madrid, la Cruz de mayo se remonta a las fiestas que se celebraban ya en la época romana, en las que se escogía a una joven y se la entronaba, a la cual se la engalanaba con diversas joyas y flores para celebrar la primavera. A esta tradición, con la llegada del cristianismo, se le añadió una cruz hecha de ramas y flores, que se ponía presidiendo el pequeño altar en el que se colocaba la joven.

   Cada 3 de mayo se elegía a la “maya”, que debía de ser menor de 20 años y por supuesto guapa. Los viandantes que pasaban por donde se encontraba la maya, la echaban dinero con el cual se daban un pequeño festín junto a las chicas de su edad.

   Esta festividad tuvo su máximo apogeo en el siglo XVII para ir decayendo durante los siglos siguientes, hasta llegar a nuestros días.

   En los años cuarenta y cincuenta del s. XX se retoma la actividad aunque de manera aislada.

   Cada distrito preparaba una Cruz y se dirigían hacia la plaza del Dos de Mayo, desde donde salían en procesión hasta la Plaza De la villa. Allí se hacía una ofrenda floral en presencia del Alcalde. Seguidamente continuaban hasta el Palacio de la Diputación Provincial, donde eran recibidas por el presidente de la Diputación, que premiaba la mejor Cruz.

   En 1988 se recuperó esta tradición por parte de varias asociaciones de vecinos en el barrio de Lavapiés. Se exhibe a la maya, se ameniza con rondallas y las calles se adornan con flores.*

   En los últimos años hemos asistido a las celebraciones de Procesiones de la Cruz por algunas de las Hermandades penitenciales de Madrid como la Hermandad de Jesús el Pobre, la Hermandad Sacramental y Carmelitana de Los Gitanos o La Hermandad de Tres Caídas, que han intentado retomar de lleno esta celebración, retomando su verdadero significado cristiano.

   Durante los fines de semana de Mayo se deberían celebrar en Madrid diversas procesiones de pequeños pasos, llevados por parte de los grupos jóvenes de nuestras hermandades, en los cuales se representa la Cruz en la que Nuestro Señor fue crucificado. Que nos se nos olvide, pese al confinameinto.

   Es una gran manera de que nuestra juventud se implique y sigan con esta tradición tan hermosa.

   Espero que desde nuestras casas, podamos celebrarlo.

Ana Belen Hernández.

 

Foto de portada: https://acpacys.org/cruz-mayo-2017-acpacys/

Compartir en:

You May Also Like